og_guided_tours

En cuanto el Apple Watch salió al mercado se convirtió en el objeto de mi deseo. Me sedujo inmediatamente su diseño y las promesas de todo lo que podía hacer.

Leí mucho sobre él y hace unos meses me hice con uno. Al ser como dice Apple “el más personal de sus dispositivos” es necesario tomar muchas decisiones. La primera de ella fue el tamaño. Me gustan los relojes grandes así que opté por el de 42mm con la esfera de aluminio anodizado, su acabado mate me parece de lo más elegante.

Inicialmente lo compré con una correa de fluoroelastómetro en blanco, luego compré una roja que le queda fenomenal. El cambio de correa es muy fácil y transforma al instante el aspecto del Apple Watch. Y a otros colores he agregado una de cuero en tono piel que lo hace elegante y la más reciente adquisición es una de nailon trenzado en naranja, muy divertida y juguetona. Así que dependiendo de mi estado de ánimo, cambio la correa.

Pero también puedo variar la Watchface de acuerdo con mi mood y la información que necesito. Con la actualización WatchOS 2 se aumentaron las carátulas agregando paisajes de seis famosas ciudades del mundo. La diferencia entre las watchface varía de acuerdo con el nivel de complicación que se quiere.

Mis favoritas son utilidad porque además de ser sencilla y darme la hora, me anuncia el próximo evento en mi agenda. Los fines de semana me gusta usar movimiento que cuando se activa me muestra unas hermosas y coloridas mariposas que aletean, y también me gusta el siempre irreverente Mickey Mouse que uso de vez en cuando para divertirme.

Diseño con utilidad

Además de convertir mi reloj en una propuesta diferente cada día, me ayuda en muchos aspectos combinando el diseño con la funcionalidad, como solo Apple sabe hacerlo.

Además, de recibir notificaciones de mi calendario y redes sociales una de las cosas que más útil me resulta es la aplicación nativa de la marca Actividad. A través de esta app puedo llevar un registro de mi actividad física diaria.

La naturaleza de mi trabajo hace que lleve una vida bastante sedentaria. Así que me he propuesto cambiar eso y a través de Actividad puedo ver el progreso de ese propósito.

Funciona muy fácilmente. Todos los días me indica cuantas caloría he quemado, cuantos minutos de ejercicio he hecho y (esto es lo que más me gusta) me obliga a ponerme de pie por un minuto por lo menos 12 veces al día. Esto último lo hace vibrando en mi muñeca y prácticamente me ordena que me levante y me mueva por un minuto.

Semanalmente hace un update y no saben lo mal que se siente uno cuando te dice “esta semana has alcanzado tu objetivo solo una vez”. Te sientes terrible y te empeñas en mejorar en esa semana. Asimismo es muy motivador cuando revisas y ves que has completado todos los círculos durante varias semanas seguidas. Y entonces te entra el gusanito del mes perfecto que viene muy bien a la salud.

Cada día aparecen nuevas aplicaciones para que la experiencia del Apple Watch sea más completa. Ahora estoy experimentando con una para monitorear las horas y calidad de mi sueño. Ya les contaré cómo me va.

Por ahora seguiré personalizando mi reloj para organizar mi vida, pero sobre todo para expresar mi personalidad y estado de ánimo a través de las divertidas propuestas de su diseño.

Puedo decir con certeza que mi vida tiene un antes y un después de mi Apple Watch.

Por Amalia Nicolau
@amalianicolau

Regístrate para recibir nuestro newsletter mensual: http://macstore.com.pa/suscripcion-…